Miguel Herrero No hay comentarios

La publicación y entrada en vigor de la Ley 15/2015, de Jurisdicción Voluntaria atribuye a los notarios la tramitación de separaciones o divorcios de mutuo acuerdo, cuando no existen hijos menores no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente que dependan de ellos.

Pero para formalizar la escritura de divorcio, ¿es posible acudir a cualquier notario? La respuesta es afirmativa, pero con limitaciones: los cónyuges podrán acudir a cualquier notaria pero siempre que dicha notaria esté dentro del distrito o partido judicial donde residan cualquiera de los cónyuges.

Así se desprende de:

  • El art. 54 de la Ley del Notariado establece que:

Deberán prestar su consentimiento ante el Notario del último domicilio común o el del domicilio o residencia habitual de cualquiera de los solicitantes.

  • Ademas:

Art. 3º. “Cada partido judicial constituye distrito de Notariado (…)”

Art. 7º. “La residencia habitual de los Notarios ha de ser el punto designado en la creación de su respectivo oficio.”

Art. 8º. “Los Notarios podrán ejercer indistintamente dentro del partido judicial en que se halle su Notaría.”

  • El Reglamento Notarial dispone que:

“Artículo 3. El Notariado, como órgano de jurisdicción voluntaria, no podrá actuar nunca sin previa rogación de sujeto interesado, excepto en casos especiales legalmente fijados. (…) La jurisdicción notarial, fuera de los casos de habilitación, se extiende exclusivamente al Distrito Notarial en que está demarcada la Notaria.”

“Artículo 116. Los Notarios carecen de fe pública fuera de su respectivo distrito notarial, salvo en los casos de habilitación especial. Tendrán su residencia en la población designada en su nombramiento.”